El Juego

En este apartado tendrás la posibilidad de profundizar sobre los conceptos principales que representan nuestra propuesta metodológica, alrededor de los cuales hemos construido en estos años nuestra idea de enseñanza de la natación.

Nuestra propuesta metodológica considera imprescindible el aprendizaje de unas habilidades motrices previas a las habilidades deportivas, para poder conseguir en segunda instancia el dominio del medio acuático. Estas ideas no coinciden con los planteamientos de enseñanza de muchos técnicos, ya que un gran número de ellos adelantan el aprendizaje de las habilidades deportivas acuáticas (natación, waterpolo, etc.) a la previa adquisición de las habilidades motrices acuáticas (equilibrios, desplazamientos, giros, lanzamientos, manipulaciones, etc.) Nosotros hemos apostado por un proceso de enseñanza que cumpla las bases necesarias para la que consideramos la correcta formación en el medio acuático.

piscina-ninos

Nuestro planteamiento parte de una familiarización con el medio acuático a través de juegos, hasta alcanzar e integrar paulatinamente siempre a través de éstos, las habilidades motrices acuáticas. La elección del espacio acuático en el que se desarrolla el programa está condicionado muchas veces por las características propias de la instalación o lugar donde vamos a realizarlo. Cualquier espacio sirve siempre que se pueda adaptar a las siguientes necesidades:

    • De reducidas dimensiones y con límites accesibles a la visión del niño (corcheras, escaleras, etc.). Mejor con profundidad variable, para experimentar en profundo y no profundo.
    • Con posibilidad de experimentar en 4 aspectos: sensomotriz (blando/duro, rugoso/liso, etc.), expresión motriz y coordinación dinámica (subir/bajar, rodar, desplazarse, etc.), juego simbólico (zona con materiales para manipular, como regaderas, cubos, y otros objetos con los que hacer “como si”), construcción (zona donde inventar y “construir” con los diversos materiales, nuevos juegos y actividades

Inicialmente, buscamos familiarizar al niño con el entorno y el nuevo medio, conjuntamente al desarrollo de los equilibrios, de la respiración, flotación, y propulsión, dejando para un segundo momento el aprendizaje, que comporta la adquisición de habilidades mas complejas y que nos llevará a la adquisición de los estilos propios de la natación.

Con un trabajo minucioso y globalista conseguimos que nuestros niños conozcan esencialmente los elementos básicos para moverse en el medio acuático ya que consideramos que, a través de una actividad de tipo lúdico y significativa, se reducen los tiempos de aprendizaje de las habilidades motrices acuáticas, conocimiento que dará paso al trabajo de las habilidades deportivas acuáticas.

En este sentido el trabajo inicial que proponemos se basa en los juegos motrices y las formas jugadas acuáticas, y busca una adaptación apropiada para los procesos madurativos de los alumnos a través de la realización de juegos donde exista una combinación de las habilidades motrices, la coordinación motriz y la estructuración perceptiva.

Nos no parece oportuno perseguir “ciertos objetivos” descuidando los principios básicos o teniéndolos en cuenta sólo ocasionalmente. Todo nuestro trabajo funciona como soporte fundamental acuático sobre el cual el futuro nadador basará su propia habilidad.

flotador1

La enseñanza de la natación está en continua evolución, pero los principios esenciales de la posición en el agua, de la flotación, etc., en general son siempre los mismos.

En estos años hemos comprobado la importancia de la necesidad de enseñar a todos de forma distinta: enseñar a flotar, a trasladarse con los propios medios a todos los puntos de la piscina, a entrar en el agua de todas las formas posibles, a realizar cualquier movimiento divertido, etc.

Cuando de un lado de la balanza se pone la mejora de una sola prestación y del otro el deseo de favorecer la modalidad de desarrollo de las capacidades naturales del niño, “el profesional de la educación” no tiene ninguna duda al respecto; el segundo aspecto es claramente prioritario.

Estamos totalmente de acuerdo con la idea que “la técnica, en el juego-deporte, es un recurso en las manos del educador. Se convierte en un verdadero problema cuando se usa para la iniciación prematura de la actividad deportiva agonística”.

Es por tanto, de gran relevancia, la necesidad de obtener la gama más vasta posible de experiencias motoras, en nuestro caso, en la actividad acuática.

La intervención en consecuencia, no puede ser de otra forma más que de naturaleza polivalente.

aprender-jugando

Un adolescente que haya disfrutado anteriormente de una amplia y actualizada acción educativa y obtenga, de forma más adecuada, los prerrequisitos estructurales y funcionales (momentos fundamentales sobre los que se basa la técnica individual de cualquier deporte) habrá desarrollado grandes oportunidades de destreza y de dominio motor.

Se ha evidenciado como la “toma de conciencia” por parte del niño, es determinante para la obtención de un aprendizaje de tipo significativo.

Para que esto se consiga, es absolutamente necesario, eliminar de nuestros momentos didácticos los llamados “ejercicios tradicionales” y potenciar, en cambio, las “situaciones-estímulo”.

Es indispensable liberar la espontaneidad del alumno, permitiéndole asumir iniciativas acuáticas personales, consintiéndole ejercer, “la individualización de la actividad”.

El alumno, interaccionando con la situación predispuesta por el educador, por un lado alimenta sus esquemas (motores, afectivos, intelectuales, sociales) según sus propias necesidades asumiendo el papel de protagonista de su desarrollo; y por el otro el educador garantiza un desarrollo real, que no es un simple aprendizaje en cualquier dirección, sino que implica siempre variaciones cuantitativas y cualitativas guiadas.

Creemos por otra parte justo (debiendo sobre todo actuar en función del grupo, mayormente compuestos por alumnos diferentes entre sí y no pudiendo, en general, recurrir a una enseñanza de tipo individualizado) sostener la necesidad de una organización elástica dentro del grupo, es decir, la utilización de ajustes diferentes según las particulares condiciones individuales de los componentes del mismo.

¿Por qué el juego?